Somos muchas las artistas, comisarias, gestoras y colectivos de creadores y visitantes que desde el año 2007 hemos formado parte activa y profesional, o simplemente hemos visitado LABoral Centro de Arte como público, disfrutando de sus propuestas en torno al arte y la cultura digital. 

LABoral Centro de Arte es uno de los referentes nacionales e internacionales abordando las complejidades de las actuales prácticas artísticas y funciona como acicate para la fusión de distintas artes digitales, generando diálogo entre agentes y disciplinas, no sólo artísticas sino también tecnológicas, científicas y sociales. Desde sus inicios el Centro genera redes entre artistas, gestoras y público, tanto en el ámbito local como en el nacional e internacional. 

En clave asturiana, LABoral supone una vía pública y activa de entrada y salida de conocimiento y cultura para la comunidad autónoma, las cuales, desgraciadamente, no abundan.

En las últimas semanas y como ya sucede periódicamente desde sus inicios, hemos asistido a una escalada de comunicados en la prensa local con respecto a diversos movimientos en el Centro, tales como la no renovación de los cargos directivos [ 1 ], la huida de sus ya reducidos colaboradores y patronos privados [ 1 ] y especulaciones en torno a la programación y usos futuros [ 1 ] que distorsionan y desubican la realidad para la que fue concebido, su desarrollo actual y su propio funcionamiento. 


A esta serie de acontecimientos y continuas presiones, se une la nula transparencia y comunicación del propio gobierno del Principado como gestor principal del Centro.  

Lamentablemente, no son hechos aislados y LABoral  se suma a la larga lista de agravios, malas decisiones y praxis políticas que salpican otros centros culturales de nuestra geografía y que, lejos de ser valorados y estimulados en un esperado compromiso institucional y social, son sometidos a un repetido hostigamiento. Esta situación asturiana resuena en los casos de Medialab Prado [ 1 ] en Madrid, el C3A de Córdoba o el CDAN [ 1 ] de Huesca, entre muchos otros.

Es por ello que artistas, gestoras y las ciudadanas abajo firmantes no podemos quedarnos de brazos cruzados ante este nuevo revés, que compromete una vez más, la labor de LABoral Centro de Arte, empobreciendo por ello ámbitos culturales y sociales, ya de por sí maltratados. Y más en un contexto de reciente pandemia y acuciante precariedad, debido a las diversas restricciones sociales y económicas derivadas de la misma. 


Concretamente, las abajo firmantes pedimos:

  • Claridad y transparencia total sobre el futuro organizativo y económico del centro, así como los efectos previstos en su programación.
  • Que el patronato de LABoral esté formado por hasta un 50% de profesionales del sector, cuyo conocimiento es imprescindible para tomar decisiones rigurosas y expertas acerca del futuro del Centro.

  • Dado que el patronato se está vaciando de patronos privados y premios/ ayudas a la producción y exhibición del tejido artístico asturiano multidisciplinar no se van a convocar,  que se cuente con la asignación presupuestaria necesaria para garantizar la continuidad de las mismas en unas condiciones dignas y suficientes.

  • Que se respete la coherencia y libertad artística en la programación en todas sus líneas de desarrollo, evitando ceder el centro a iniciativas que poco o nada tienen que ver con el desarrollo de sus temáticas.

  • Que se cuide la integridad física del Centro, aportando recursos técnicos y humanos suficientes, en condiciones laborales dignas, para que los espacios sean usables y no se abandonen al descuido.

  • Que se establezcan vías de participación directa con usuario/as del Centro y colaboradores/as, para que el diálogo sea ágil y ayude a que propuestas simples y necesarias para la comunidad artística y la ciudadanía, puedan ser realmente escuchadas y puestas en práctica.

  • En definitiva, que se proteja y se dé sostenibilidad a largo plazo a LABoral Centro de Arte, con independencia del signo político de las administraciones competentes,  ayudando a que el centro pueda conservar su naturaleza en constante evolución, sin la injerencia política o sufriendo la presión de momentos políticos coyunturales. 

¡Puxa LABoral!

Firmar aquí / sign here

1,110 firmas